NUEVA ETAPA...

Hoy he comenzado una nueva terapia, o para ser más concreta, me están enseñando una nueva forma de terapia. Se llama Mindfulness. Es una forma de meditación budista pero laica. Parece algo raro dicho así. Se trata de hacer ciertos ejercicios de relajación y meditación y de entrenar la mente para disfrutar del presente. Así, en los malos momentos no divaga hacia el pasado ni hacia el futuro de forma insana. Es lo que se hace cuando se aprende a tocar un instrumento, o cuando se come algo por primera vez, o se conduce la primera vez. O como hacen los niños al jugar cuando son muy pequeños; viven lo que están haciendo, lo miran lo investigan, lo disfrutan o lo abandonan para pasar a disfrutar de otra cosa. 

No es que haya que pasar los días con la mente centrada en lo que se hace, no. Es entrenar la mente para dar a las cosas el valor que le corresponde, si es que lo tienen. 

Esta mañana hemos hecho un experimento con dos uvas pasas. Lo normal en cualquier otro memento es comérselas mientras se sigue hablando o haciendo otra cosa y ya está. Hoy las he cogido en la mano, las he mirado, tocado, olido, las he saboreado, mordido, tragado y comparado una con otra. Vamos, como si fuese una cata. Pues hay que intentar hacer, al menos, una cosa así al día.

Parece interesante y sensato. Poco a poco iré contanto como va. En principio son seis sesiones de enseñanza, ampliables a ocho si ello fuese necesario. Al fin y al cabo lo que cuenta es el trabajo en casa.

NO SÉ POR QUÉ, NI LO SABRÉ; COMO TANTAS Y TANTAS COSAS...

No sé por qué, ni sabré nunca, ni creo que nadie lo sepa. No sé por qué mi cuerpo se ha rebelado contra mí con tanta fuerza. Es cierto que durante una larga temporada de mi vida fumé bastante, pero ni mucho menos como otros fumadores empedernidos que encienden un cigarro nada más abrir el ojo por la mañana. Poco a poco lo fui dejando hasta que lo dejé del todo cuando me enteré de que Héctor ya estaba en camino. 

En ese caso pedí permiso a mi cuerpo para quedarme embarazada y me dejó. Yo no le forcé ni él se negó. Ni siquiera antes le había limitado en su normal funcionamiento, ni con pastillas, ni tratamientos hormonales ni nada.

He bebido de forma moderada, pero continua. No voy a negar ahora mi afición a la cerveza, sobre todo desde que terminé la carrera; antes tampoco me hacía mucho tilín.

He cuidado siempre mi alimentación con fruta, verdura, pescado, carne en cantidades moderadas, poco azúcar y sal... mucho mejor que la mayoría, y así lo he intentado con mi familia.

Y resulta que todo eso a mi cuerpo le ha dado igual o por el contrario le ha molestado. Ha enloquecido y se ha empezado a expandir por su cuenta de un modo invasivo, hasta el punto de querer expulsar partes de mis entrañas fuera de mí. Y aún así yo sigo cuidándole para que no se enfade, para que no ataque a mi cabeza, aunque lo intenta y a veces lo consigue; me saca de quicio y me pone triste.

Pero ¿cómo le voy a pedir a mi cuerpo que me explique esto, si ni siquiera las personas somos capaces de explicar nuestro comportamiento con los demás? También nos cuidan, nos enseñan, nos permiten cosas a nuestro libre albedrío... y nos alejamos de ellas o poco a poco las vamos apartando.

¡Qué difícil es vivir en paz y armonía! Con lo fácil y agradable que debe de ser...

FRAGMENTO DE UN CORREO DE PI...

Muchas han sido las respuestas que he tenido a mi correo general "Por segunda vez consecutiva...  buenas noticias!!!", pero esta me ha parecido tan bonita que no puedo dejar de reflejarla aquí... no se puede perder por ahí en una lista de correo...

-------------

Sueños que no sólo sueños son...

Me alegras tanto...algún día te contaré las cosas que sueño contigo (uy qué mal queda, jaja) pero tiene que ser en persona...que ya está bien, a ver si el /los médicos te recomiendan pasar la temporada de baños en la costa del sol de una vez!!, bueeeno, mientras tanto te diré que hace una semana estábamos tú y yo encantadas mirando al cielo azul entre las ramas de un bosque, porque había dejado de llover y olía maravillosamente bien, a pino, a eucalipto a tierra y madera mojada, y no dábamos un abrazo, y al menos yo, me sentía muy feliz. Ah, por cierto, tú llevabas una melena a lo afro y tenías en la cabeza más pelo que un león, jaja, estabas muy guapa.

POR SEGUNDA VEZ CONSECUTIVA... BUENAS NOTICIAS!!!


Pues sí, por segunda vez consecutiva le vamos ganado la partida al tumor. Por lo que se ve eran pequeños tumores que habían confluido en uno solo y al ir menguando se han disgregado y son las bolitas que yo noto en mi tripa. Por otro lado, la mancha que se veía en el hígado ha pasado de 1 cm a 7 mm. De momento, para el oncólogo es un éxito claro del tratamiento.

Hoy tenía también cita con la psicóloga y cuando le he dicho que me he encontraba mejor y que tenía razón cuando ella me decía que igual estaba pidiéndole demasiado a mi cuerpo y mi mente trabajando antes de tiempo,  ha suspirado. Pero es que cuando le he dicho al oncólogo que había dejado de trabajar, la contestación ha sido ¡Por fin lo hemos conseguido!. Así que con esta, parece que correcta decisión, portándome bien y descansando lo que debo, es posible que el tratamiento funcione aún mejor. Sobre todo cuando engorde los 3-4 kilos que he perdido en este mes.

Así que aquí estoy, con una alegría espectante y contenida, pero alegría al fin y al cabo.
Muchos besos a todos los que estáis pendientes de mí, que sé que sois muchos.
Esta tarde, a descansar como es debido. Y vosotros, intentad tomaros la vida con filosofía... es mucho mejor!!!