MALAS JUGADAS DE LA MENTE...

Hace tiempo que no me encuentro bien. Lloraba cada día, pero sólo a primera hora de la mañana. Después me animaba, me arreglaba, me iba a la calle o me ponía a hacer cosas y se me pasaba un poco. Seguía preocupada y triste, pero me las apañaba para hacerme la comida, salir a tomar un aperitivo, leer, hablar por teléfono... en fin, cosas. Pero esta semana, después de un fin de semana malo, con dolores muy molestos, algo se cruzó en mi cabeza. El lunes por la mañana comenzó mal. Una mala noticia por la mañana (alguien había tenido una recaida en el cáncer, tras poco tiempo después de haberse recuperado); unas palabras poco afortunadas aunque con buena intención; una posible solución a mis problemas de dolor por parte del médico, con una explicación más que oportuna. 

Y a partir de ahí me invadió una tristeza tan grande que no me ha dejado pensar con claridad. Se han removido miedos escondidos, cansancio, enfado... y se han marchado las ganas de hacer cosas. Eso, añadido a un dolor incómodo hace que la vida no sea muy fácil. Con seguridad que yo también pongo mi granito de arena para que sea más difícil. Si no soy sincera conmigo mal vamos. 

Pero yo sé que voy a salir de esto. No tiene sentido estar así, mi vida es la que es y la tengo que aceptar. Y me tengo que aceptar a mi misma... por narices!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario