DE MOMENTO GANO YO...

El día 5 de diciembre me hicieron un TAC en el que por lo visto detallan una necrosis central del tumor. Se está muriendo por dentro. El oncólogo está muy contento, y se le nota en la cara cuando dice alguna cosa así.

Evidentemente, si él está contento, yo tengo que estarlo también, pero no puedo evitar ese ligero toque de escepticismo que me caracteriza. Lo bueno, y así he de reconocerlo, es que me encuentro bien (obviando algunos jamacucos de dolor de tripa que me dan algunas veces). Y eso es lo que importa.

Sería muy bueno que me encontrase bien en esencia, al menos tanto como en presencia, pero eso es más difícil. Hace ya muchos años que se abrieron frentes que ya no se pueden cerrar, y que aún son hostiles. Quién más, quién menos, tiene una paz armada en su vida, aunque no quieran reconocerlo.

De las muchas batallas que tengo en mi vida, algunas las gano y otras las pierdo. La guerra y la lucha siguen ahí, y algunas las aceptaré y viviré en ese ambiente como si fuese lo más normal del mundo; otras, aunque yo quiera vivirlas de esa misma manera no podré, porque me estarán minando y bombardeando el camino continuamente. Pero yo buscaré otros alternativos.

Pero esta batalla la he ganado yo y espero ganar otra en enero o febrero, y después, los que saben de estas cosas de tumores y de quimioterapia, ya me dirán a qué campo tengo que ir, pero de momento me quedo aquí un tiempo más.