SEIS GRADOS DE SEPARACION

No sé si las extrañas coincidencias o casualidades que me suceden a mí son normales en otras personas. Supongo que sí, pero eso no quita para que las comparta con los demás. Cuando oí hablar por primera vez del experimento de seis grados de separación, que dice que cualquier persona de la Tierra está conectado con cualquier otra por una cadena de conocidos sin más de cinco intermediarios. Y yo me lo creo a pies juntillas!!!

De todas formas ese tipo de de coincidencias hoy por hoy se dan con más fcilidad por el desarrollo de las redes sociales, donde no sólo se puede encontrar a personas que quieres encontrar o que tienes curiosidad, sino que además el propio programa sugiere personas a la que a lo mejor conoces. E muchs ocasiones hace la mism ilusión que encontrar a un antigüo conocido en la calle. Qué alegría, qué casualidad, cómo te va la vida, estás casado, tienes hijos... y después con un click ahí se queda todo, igual que cuando en la calle te despides. Todo queda almacenado en un recóndito lugar de la memoria. Pero siempre hay algunos casos en los que es muy gratificante encontrar a personas del pasado, con las que a lo mejor no ha habido gran contacto en la adolescencia, pero sí a los cuarenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario